Panteón para el relato "La herencia de don Alfonso Ibáñez" (2021)

Panteón para "La herencia de don Alfonso Ibáñez"
Joaquín Porcar Díaz: dibujos
Pablo Marco Dols: texto

Aquí un fragmento del relato, que será publicado junto a los demás en su correspondiente libro:

"Finalmente, aquel 12 de agosto, habida cuenta que las vías legales para acceder al panteón resultaban del todo infructuosas, y animado por el profesor Beaufort, decidieron ambos penetrar furtivamente en él. La macabra acción la realizaron aquella misma medianoche. Provistos de una escalera, un juego de ganzúas, una palanca y sendas linternas sordas, los dos jóvenes treparon por
el muro septentrional del cementerio, por ser éste el menos expuesto a las miradas indiscretas. Avanzaron por la necrópolis guiados por la tenue luz de la luna menguante hasta la puerta de la verja de forja metálica que cerraba el paso al mausoleo. Silenciosamente, hurgaron en la oxidada cerradura con la
ganzúa hasta que al fin cedió, permitiendo el acceso al interior.

Consistía este en una única nave cuadrangular de unos veinte metros cuadrados, en cuyo centro reposaba una lápida de piedra gris. Ayudados por la palanca, intentaron desplazar la pesada losa, recubierta de humedad y sellada por el paso de los años, pues desde el fallecimiento de don Miguel no había sido abierta. Cuando finalmente dio muestras de moverse, una fétida
pestilencia brotó de la oscuridad de la cripta y a punto estuvo de provocar el desfallecimiento del profesor.

Sobre el autor