miranda en sepia

al acabar este boceto, me encontré un rapidografo con punta chueca en la cafetería. me gusto tanto que suelo doblar los mios para entintar desde entonces (luego aprendi a rellenarlos)