Mantequilla psicotrópica

Mantequilla psicotrópica, 2016
Prismacolor y plumón sobre ilustración, detalles digitales.

Bebe una botella de mantequilla y platica con el gato de su casero, que le cuenta de sus sueños con dinosaurios.
Viaja en una papaya voladora para llegar a la nube de metal y desde ahí poder esparcir el alfabeto en lluvia.
No deja de expresar odio con sus ojos brillantes enmarcados en una melena cobriza. Se le temía y se le deseaba.
Pequeños lagartos que habitan sus cejas cantan “bohemian rhapsody” con estilo psycho trance.
Ahora, flota entre flores con espinas, ella llena de cicatrices parece no importarle los nuevos cortes.
Se viste de fiesta con flores en los ojos, zapatos de burbujas y vestido de púas y empieza a bailar la macarena.
Tejió con gancho el crochet para colgar la jaula de su perico.
Cabalga un venado verde para cruzar el río de algodón morado.
Soñó que se llenaba de piojos y le caminaban por la cara.
Hincada al pingüino rojo maldito mientras le ofrenda un caldo de pancita y luces de bengala prendidas.
Los sueños son la mirada al interior de las personas.