La ley de la depresión