Dafne, la ninfa de Apolo

Cuenta el mito que Apolo quiso competir con Eros en el arte de lanzar flechas. Eros, molesto por la arrogancia de Apolo, ideó vengarse de él. Para ello, lanzó al dios una flecha de oro, que causa un amor inmediato a quien hiere; y por el contrario, hirió a la ninfa Dafne con una flecha de plomo, que causa el rechazo amoroso.

Así cuando Apolo vio un día a Dafne se sintió herido de amor y se lanzó a su persecución. Dafne, que sufría el efecto contrario, huyó de él.
Cuando el joven dios estaba a punto de dar alcance a la ninfa, ésta exclamó, dejándose caer sobre el suelo: "¡Oh, tierra, acógeme en tu seno, sálvame!".

Al terminar su invocación, sus miembros se distendieron con la rigidez de la muerte, sus cabellos se convirtieron en hojarasca y sus brazos en largas ramas, de sus pies brotaron raíces y su cabeza se convirtió en la frondosa copa de un árbol. Apolo se refugió bajo el gran laurel en que se había convertido la ninfa, mientras pensaba: "Dafne, tú serás de ahora en adelante mi árbol, el árbol del dios Apolo. Tus hojas coronarán mi cabeza y serán el adorno de los valientes guerreros y de los triunfadores atletas, poetas y cantores".

Apolo es representado como un joven imberbe, con una lira y con una corona de laurel ceñida a la frente. Siempre recorre los cielos en un carro dorado tirado por cuatro caballos blancos.

Mis blogs: 


4 Comentarios

Imagen de Lepelo
Guapísimo Raquel, te voto
Imagen de RaquelBC
Muchas gracias :D
Imagen de Royalfiery
Me gustan tus acabados a lápiz con luz blanca


Imagen de RaquelBC
Muchas gracias :D