Silence.(Prólogo) - Blog de Pandicornio


  Bueno. Hola a todos! Esta es mi primera entrada(aksjkad >w<) Este es el comienzo(como dice abajo) de una historia basada en el cuento original de La Sirenita(No es de Disney). Si al principio no entendeis mucho de que va no me extraña...Principalmente trata sobre una chica humana que se convierte en sirena por culpa de alguien y bueno, asi va la cosa Dx Ah, si le tiene faltas de ortografía como tildes etc etc, no me culpeis, que en corrector funciona mal Dx Y bueno, supongo que eso es todo. Seguire con los capitulos e intentare subir algo para la semana que viene(cosa que no conseguire). Tambien he hecho dibujos de algunos personajes asi que los ire subiendo. Y bueno, eso es todo. Disfrutad de la lectura y comentad, y plz, decidme la verdad nada de mentiras -.-"  


Comienzo:

 

  • Ei...¿cual es tu mayor deseo?-dijo con su habitual tono indiferente.

Me di la vuelta para enfrentarle. Siempre había preguntado y actuado de forma extraña pero esa pregunta ya era rara de verdad. Pero eso no era extraño en él.

  • Ser una sirena- dije sin darle importancia al hecho de que eso sonaba estúpido.

  • ¿Segura?

  • Pues claro que si. Poder nadar por el largo mar que nos rodea. ¿Quien no quisiera eso?- le conteste poniéndome de cara al viento y dejando que este alborotase mi pelo.

  • No podrías volver a ver a tus padres ni a nadie.

  • ¿Y?-me volví a dar la vuelta- tampoco los echaría de menos.

Sujete con mi mano derecha los mechones de pelos que se dispersaban con el viento. Levante la mirada y vi como sus grandes ojos grises me miraban. Sabía que todo esto era una broma. Solo eramos unos niños, bastante atentos a lo que pasaba a nuestro pero unos niños. Se acercó a mi y me agarro de la mano.

  • Mira.

Me señalo con la mirada el horizonte y dirigí mis ojos hacía alli. La luna estaba más brillante que nunca. Nos acercamos un poco al borde del acantilado teniendo cuidado de no caernos.

  • Guay. Es precioso.

Kai me soltó la mano y se apartó de mi lado poniéndose detrás mío mientras que yo seguía admirando aquel paisaje tan fascinante.

  • Mitsuki -cuando pronuncio mi nombre no tardé en darme la vuelta- te concederé ese deseo.

Al principio no entendía nada hasta que, sin preverlo, me empujo por el acantilado con sus dos manos. No sabía como reaccionar. Sentía como si el mundo se paraba mientras veía sus ojos grises brillando con la luz de la luna. Alcé una mano hacía él con la esperanza de que la agarrase, pero no. Uno de mis pies tocó el vació y acto seguido, mi cuerpo caía al mar por la fuerza de la gravedad. No podía pensar. Sentía como las lagrimas se resbalaban por mis mejillas y se perdían entre el aire. ¿Este seria mi final? Mi corazón latía rápidamente, como si se fuese a salir de mi pecho. Mire hacía el que sería mi suelo dentro de unos segundos, el mar. El oleaje de este estaba descontrolado. En el ultimo segundo, antes de chocar contra el agua, me cubrí la cabeza con los brazos. Sentí como la fuerza de la caía contra el mar me rompía los huesos. No tarde en tragar agua, no podía hacer nada. Ya era demasiado tarde. Las lagrimas se mezclaban con el agua salada que me envolvía mientras las corrientes me arrastraban al fondo de ese oscuro mundo. ¿Kai, por qué? Los latidos de mi corazón poco a poco se iba agotando. Mi piel se enfriaba con el paso del tiempo. No podía oír nada ni sentir nada. A lo lejos, divise unas pequeñas luces que se aproximaban hacia mi. Unos segundos antes de que cerrase los ojos para siempre pude verlos. Unas personas transportaban las extrañas luces que veía, esas personas...tenían una cola de pez por piernas.

 

 

¿Donde estaba? Intente abrir los ojos pero estos me pesaban mucho. Sentía como la luz que me rodeaba traspasaba mis parpados cerrados. Intente moverme pero me dolía todo el cuerpo. Sentía mis piernas extrañas. Me obligue a abrir los ojos. Lo hice de golpe. Una mala elección. No tarde en quedarme ciega. Volví a cerrar los ojos e intente revolverme, darme la vuelta o taparme los ojos pero no podía. Alguien me abrazaba con fuerza.

  • Ei, vamos, calma. Tranquilízate Mitsuki- dijo la persona que me sostenía.

No tarde en saber de quien era aquella voz. Kai. Abrí los ojos de golpe y me encontré con su cara a centímetros de la mía. Intente apartarme de él como acto reflejo pero no pude. Mis piernas ya no eran como antes. Las sentía diferentes. Eran diferentes. Mis extremidades inferiores se habían convertido en una larga cola de pez. No pude reaccionar. No sabia que hacer. ¿¡Una cola de pez?!

  • Por fin despiertas, me estabas preocupando.

Volví a mirar a Kai horrorizada. Mis ojos se dirigieron hacia sus piernas las cuales ahora estaban reemplazadas por una cola parecía a la mía. Grite. Le pegue. Empecé a “patalear” o por lo menos lo intente.

  • ¿¡Que me has hecho?!- grite desesperada, recordando lo que me hizo.

Las lagrimas no paraban de recorrer mis mejillas. Le daba golpes en el pecho para que me soltase pero él, confuso y triste, no se apartaba.

  • ¡Cabrón! ¿¡Que me has hecho?! ¡Devuélveme mis piernas!

Me aparte de él bruscamente sin dejarle darme una explicación. Esto era una pesadilla. Si, tenia que ser eso. Caí en la suave arena y empece a llorar como si no hubiese mañana. Quería irme corriendo pero no podía. Solo conseguía dar golpes en la arena con mi estúpida cola inservible. Sentí como Kai se arrastraba hacia mi y me abrazaba por la espalda.

  • Tranquila, tranquila.

¿Tranquila?¿Como podía estar tranquila? Seguí llorando hasta que me quede sin lagrimas. Kai no me soltó en ningún momento. Siempre a mi lado.

Empecé a aceptar la realidad. Esto no era una simple pesadilla.

 

2 Comentarios

Imagen de EMP-Ray
Genial! muy bueno y deja mucha intriga al final, pero te recomiendo que lo vuelvas a leer he visto algunas palabras rasa como le "peque" en ves de "pegue" pero el resto genial 
Imagen de Pandicornio
Graciiias x33 Si, es que escribi con prisa y como el **** del corrector no me avisa pues queda asi Dx La intriga es lo que más me gusta
Subscribe to RSS - Entradas de blog de Pandicornio en Dibujando