Shared Paths(Capitulo 2.) - Blog de Pandicornio

Buenas!! Aquí el segundo capitulo! Etto...ah si, ya ire subiendo los capitulos uno por semana(si me da tiempo a escribirlos) y bueno, dentro de poco subire algún dibujo de las tres para que más o menos os la imagineis. Y bueno, eso es todo. Espero que os guste. Hasta otra! @EvaAmibola y @hearmylive(Los pondre siempre que suba un nuevo capitulo xD Para que no os olvideis)

Capitulo 2.

 

  • ¡Cuidado!-Heian las tiro al suelo a tiempo-¡Dāku!

  • Lo sé...

El chico soltó las bolsas que sostenía y corrió hacia el hombre. Este lo intento detener pero para Dāku, esto no era nada. No tardo en llegar hasta él. Le dio una patada en el estomago y saco una pistola. Disparó sin piedad a la cabeza del hombre llenando el blanco suelo cubierto de nieve con sangre.

  • ¡Hikari! ¡Shiori!

Las dos miraron al lugar del que provenía la voz, Rhine apareció por la otra entrada del parque. Tiro las cosas que tenía en la mano, sacó la pistola, sin permitir que alguien la viese y fue hacia ellas. “Mierda, si no me hubiese entretenido...”Cuando llego, el hombre ya tenía un disparo en la cabeza, Dāku, parado frente a él, seguía sosteniendo la pistola. Rhine le miro, aquel chico era misterioso, demasiado. Shiori abrazaba a Hikari mientras seguían en el suelo al lado de Heian.

  • R-Rhine...

Guardo la pistola y se dirigió hacia ellas. Se arrodillo y las abrazo.

  • Menos mal...estáis bien...-dijo Rhine aliviada.

En ese momento Heian se acercó.

  • Hay que irse. -Heian estaba serio, la primera vez en toda la tarde que Hikari lo veía así.

Dāku guardo la pistola y fue con ellos.

  • Vamos.

Heian le tendió la mano a Hikari para ayudarle a levantarse y Rhine ayudo a Shiori. Todavía de la mano, Heian empezó a correr detrás de Dāku, arrastrando a Hikari con él, y las dos chicas les siguieron.

Rhine no sabía si confiar en ellos, pero no tenía otra opción. Siguieron corriendo hasta alejarse unas cuantas calles, las chicas no se fijaban donde iban aunque tampoco conocían mucho el lugar. Rhine se quedó un poco atrás de Shiori, era muy rápida para ella, mientras que los otros seguían delante. Se metieron en un callejón y descansaron. Se sentaron todos en cajas qué había por ahí. Las chicas, quitando a Shiori, estaban cansadas.

  • ¿Estáis bien?-dijo Heian. Hikari se dio cuenta de que seguía sosteniendo la mano de Heian y la aparto rápidamente- Ese hombre... ¿os quería matar?

Las chicas se quedaron en silencio. Rhine no estaba dispuesta a contarles algo y no pensaba dejar que Hikari y Shiori lo hiciesen, aunque no tenía mucho que decir, Hikari sabía muy poco y Shiori nada.

  • Quizás fue una coincidencia.-soltó Rhine.

Dāku la miro. Él no creía en las “coincidencias”. En realidad, no creía en casi nada ni nadie. La chica le devolvió la mirada pero la aparto. Se le daba bien mentir pero odiaba que la mirasen así y aquellos ojos rojos como la sangre no le gustaban.

  • No lo creo...

  • No te hemos pedido tu opinión. -Dijo Rhine molesta.

La chica no tenía ganas de lidiar con preguntas. Heian se enfado por su comentario y rápidamente se puso a la defensiva.

  • Solo intentaba ayudar, además, si no llega a ser por nosotros, hubiesen muerto.-señaló a Hikari y a Shiori.

La chica se enfado. “¿Te crees que a mí me ha hecho gracia?” Pero no le contesto. No podía levantar sospechas sobre ellas.

  • Ei, vamos, parad. Todos estamos bien y eso es lo que importa.-dijo Hikari preocupada, no quería discusiones, las odiaba, le recordaban a “eso”.

Se levantó y se puso en medio para intentar calmarlos. Rhine se levanto y cogió a Shiori de la mano, haciendo que se levantase.

  • faGracias por ayudarnos pero será mejor irnos.

Heian también se levanto.

  • Esperad, os acompañaremos hasta vuestra casa.

  • N-no hace falta...-dijo Hikari un poco nerviosa.

  • ¡Pero-!

  • No lo intentes, no tienen casa.-soltó Dāku con los brazos cruzados.

Las chicas se quedaron de piedra. Dāku había acertado. Hikari se quedo quieta, Shiori no sabía que decir y Rhine pensó en matarlos al instante pero no. No podía. Había visto como había matado a aquel hombre. Estos chicos no eran normales.

  • Hikari, ¿es eso verdad?

Hikari no sabía que decir. Estaba avergonzada. Le miro, pero se encontró con sus ojos y apartó la mirada.

  • B-bueno...esto...

  • Es verdad.

Shiori salió a su rescate mientras Rhine miraba estupefacta aquella escena. Ya no tenía caso seguir ocultándolo pero ahora tenían que irse, pronto, o vendrían más de esos tipos a por ellas.

  • ¿No tenéis donde ir?- Heian miro a Hikari en busca de una respuesta, ella le miró.

  • No...-dijo resignada, no tenía sentido ocultarlo, ya lo habían descubierto.

  • Entonces quedáis a vivir con nosotros hasta que encontréis una casa.

Heian sonrió, Hikari se sorprendió, Shiori se alegro al oír que por fin tendría un hogar y Rhine no sabía que decir, no tenía ganas de tener que lidiar con ellos. Dāku simplemente le pego en la cabeza y le miró fría y severamente.

  • No podemos confiar en ellas.

  • ¿¡Por qué?!

  • No sabemos nada de ellas y....-miro a Rhine- y todavía no sabemos porque las querían matar. No te dejes embobar porque sean chicas.

Shiori miró a Rhine. Sabía que si podía convencerla no habría problemas pero...

  • Hikari, por favor, cuéntanos la verdad.

La chica no sabía qué hacer. Miro a Heian, luego a Shiori y por último a Rhine. Esta no mostraba expresión alguna. Ella estaba hecha un lio, no quería mentirle, pero no podía decir nada ¿por qué se sentía así? Heian era un desconocido ¿que importaba si le mentía? No era importante para ella… o eso creía…

  • Lo siento...

Rhine las miró. Shiori estaba triste, hacía tiempo que no tenían un “hogar” y Hikari... Hikari era más de lo mismo. Pero no quería arriesgarse a que la descubriesen. Al final se resigno.

  • Os contestare algunas preguntas si contestáis a las mías -suspiro, no le quedaba otra- ¿Quiénes sois?

  • Yo me llamo Heian, y el Dāku. Somos hermanos mellizos.

  • Ya, ya, de eso me he enterado. A lo que me refiero es, ¿a quienes sois? Si no recuerdo mal, habéis matado a ese hombre sin miramientos.

  • Oh eso...-Heian miro a su hermano. Este no dijo nada ni hizo ninguna señal- Bueno...somos asesinos, pero no unos cualquiera, somos profesionales, somos conocidos y todo.-dijo alardeando.

“¿Asesinos? Ahora lo entiendo” Rhine tuvo una idea. Unos asesinos protegiéndolas no sería mala idea pero era un arma de doble filo.

  • Ahora contesta tu a las nuestras- Dāku se levanto- ¿Quienes sois? ¿Y por qué ese tipo os quería matar?

Rhine suspiro, tenía que tener cuidado con lo que decida.

  • Yo me llamo Rhine Lawrence, ella es Hikari Futae y ella Shiori Satou. Somos unas chicas normales que desafortunadamente hicieron tratos con gente no muy agradable.

  • ¿Qué tratos?

  • Necesitamos dinero para vivir, somos “huérfanas”.-le dolió pronunciar esa palabra y a Hikari y a Shiori oírla- nos las hemos apañado para vivir como podíamos desde hace un tiempo, no nos quedaba más remedio que aceptar.

“¿Había funcionado? Por favor, si, no quiero encargarme sola de ellos dos. Hikari no sabe luchar y Shiori tampoco, por favor, por favor, que funcione.”

  • ¿Entonces era eso?-Heian se alegro- No habrá problema, ¿no?-se dirigió a su hermano.

Este negó con la cabeza, Dāku, aunque no se lo acababa de creer del todo, no le quedaba más remedio, y así las podría vigilar, no estaba seguro de que fueran “normales”. Heian con una sonrisa en la cara cogió a Hikari de las manos.

  • Eso es un sí

  • ¿Nos podremos quedar?-preguntó ella con una sonrisa y entusiasmada.

  • Por supuesto- una amplia sonrisa se dibujo en sus labios.

  • Nos quedaremos hasta que encontramos casa, ¿de acuerdo?-dijo Rhine seria.

  • Claro Rhine.-le contesto Shiori contenta.

Rhine no estaba dispuesta a arriesgarse. No se podía fiar del todo de ellos y menos de Dāku, solo por su apariencia podía ver que no era un tipo fiable, era demasiado misterioso, en realidad todo era demasiado misterioso,   “¿por que habían aparecido justo para salvar a Hikari y a Shiori? ¿Una coincidencia? No, seguramente no.”   Rhine no lo creía, por eso los vigilaría, pero por otro lado, algo bueno había ganado, por fin tenía un “hogar” y Hikari y Shiori estaban contentas.

Subscribe to RSS - Entradas de blog de Pandicornio en Dibujando