Coloreado en Photoshop 7 Parte 1

 

 

por Maundevar

 

  Ideas Previas

Como en muchos tutoriales, las explicaciones se darán con la ayuda de un dibujo, que se irá realizando a medida que se explican los métodos utilizados. El dibujo original que utilizaremos ya fue mostrado una vez en el foro del Fanart de Dibujando.com, para que fuera juzgado antes por los usuarios de la página.

 

 

 

 

 

Primeros pasos

 Al principio de todo debemos crear dos capas, una sobre la que dibujaremos y que estará en blanco y otra que contendrá el boceto original que queremos pasar a color. Abriendo el dibujo original escaneado, en el programa de dibujo tendríamos lo siguiente,

 

 

A continuación seleccionamos todo el dibujo (Ctrl+A), y posteriormente lo cortamos (Ctrl+X) y lo volvemos a pegar (Ctrl+V), quedando la ventana de capas de la siguiente forma,

 

 

La capa “Fondo” será sobre la que pintaremos y la “Capa 1” el boceto que nos servirá de guía.

 Para empezar a dibujar debemos seleccionar la capa “Fondo”. Debemos advertir que “Capa 1” estará siempre por encima del “Fondo”, por tanto al dibujar en el “Fondo” no observaremos cambio alguno, y eso no nos interesa.

 Para explicar esto último, vamos a crear una nueva capa (Capa 2). Para crear una nueva capa iremos a “Capa – Nueva – Capa”.Automáticamente Photoshop os mostrará la siguiente ventana de configuración de capa.

 

 

Al confirmar, la nueva capa aparecerá en la subventana Capas,

 

 

Al estar en azul significa que “Capa 2” es la capa activa y, por tanto, si pintamos, pintaremos sobre ella. Los cuadros de ajedrez de la “Capa 2” indican qué zonas son transparentes (que no blancas) y, por tanto, dejará mostrar los trazos que hay en la capa anterior (Capa 1).

 

 

Ahora pintamos una línea cualquiera en Capa 2, tal que así,

 

 

 Como podemos observar la línea tapa el dibujo albergado en Capa 1. Para cerciorarnos vamos a pintar una línea azul en Capa 1. Ésta no debería pasar por encima de la línea negra si nos atenemos a lo explicado hasta ahora. Para dibujar la línea azul en Capa 1 debemos seleccionar previamente la Capa 1.

 

 

 Si volvemos a crear una nueva capa y pintamos sobre ella una línea roja,

 

 

Queda también por debajo de la línea negra y por encima de la azul. Si quisiéramos ahora que la línea roja fuera la primera, y no la negra, solamente deberíamos mover en la subventana Capas, la Capa 3 por encima de la capa 2, consiguiendo de esta forma,

 

 

 

 

Tras explicar la forma en que Photoshop crea las capas vamos a seguir desde el punto en el que nos quedamos.

 La capa fondo, no puede moverse a través del sistema de capas, pero podemos hacer que la Capa 1 no se muestre, simplemente pulsando sobre el ojo que podemos ver a la izquierda de la Capa 1. Si en cambio lo que queremos es hacer que el boceto se transparente algo para poder mostrar el fondo y a la vez se vea el boceto podemos hacerlo variando la opacidad de la Capa 1, característica que se encuentra en la subventana Capas.

 

 

 

En esta situación si pintamos en la capa Fondo, se verá lo que estamos haciendo. Y si apretamos el ojo de la Capa 1, solo se verá el fondo.

 

 

 

 

 

 

Proceso de coloreado del dibujo

 La forma más sencilla de proceder es colorear zonas concretas (cabeza, brazo izquierdo, etc) y continuar con otras cuando hayamos acabado con esa.

 Nosotros vamos a comenzar con la cara del personaje. Para ello utilizaremos el botón Lazo poligonal  y con la capa 1 (el boceto a lápiz) activa, vamos a seleccionar todo el contorno de ésta.

 

 

Como podemos observar, los ojos han sido eliminados de la selección. Esto se consigue una vez terminada la selección de la cara, posteriormente seleccionamos lo que queremos quitar de la selección con el lazo poligonal, pero pulsando la tecla Alt. Cuando queremos ampliar una selección ya realizada, debemos pulsar la tecla Shift mientras seleccionamos con el ratón el añadido.

 

Ahora que tenemos la cara seleccionada vamos a pulsar el ojo de la Capa 1, para que ésta no se vea y poder darle un color base a la cara. Seleccionamos la Capa Fondo, que es donde siempre vamos a pintar, cogemos la herramienta lápiz, seleccionamos un color carne, y pintamos toda la selección.

 

 

 

Ahora vamos a iniciar el proceso de sombreado de la selección. Para ello vamos a volver a pulsar el ojo de la Capa 1, y a reducir la opacidad al 20%.

 

 

 

 

 Las sombras las realizaremos utilizando el mismo color base oscurecido. Para oscurecerlo pulsaremos sobre el color base y en la ventana de selección de colores nos moveremos en la columna vertical.

 

 

 Seleccionamos el color oscuro que más nos guste y con el pincel (no el lápiz), con el tamaño adecuado, y una opacidad y flujo bajos (alrededor del 20%), seleccionando la capa Fondo (que nunca se os olvide, porque sino dibujareis en el boceto), empezamos a realizar las líneas de sombra más importantes de la cara. Cuando creáis que ya habéis dado las líneas más generales, pulsad el ojo de la capa 1, para ver que es lo que habéis conseguido. Quedaría el siguiente dibujo,

 

 

 Si al desactivar la Capa 1 no se viera ningún cambio, puede ser que hayáis seleccionado un color de sombra demasiado claro.

 Ahora que tenemos las líneas generales de la cara ya no nos hace falta volver a activar la Capa 1. Debemos seguir sombreando, con la capa Fondo activada y seleccionada, hasta que la cara quede bien (je, je, que fácil resulta decir eso último). Una idea de como iría quedando el sombreado sería la siguiente,

 

1er paso  
2o paso

Las luces se realizan de la misma forma que las sombras, pero aclarando el color base. Este método sólo se aplicaría si estamos hablando de luz blanca. Si queremos que los reflejos sean producidos por una luz amarilla deberemos utilizar tonos amarillos muy claros como luz. En nuestro caso la iluminación va a ser producida por fuego, por lo tanto utilizaremos una tonalidad amarillenta, como podemos observar en el paso 2.

 3er paso

 

 

Como puede darse perfectamente el caso de que no acabemos el dibujo en una sola sesión, debemos aclarar que las selecciones pueden guardarse igual que los dibujos, de tal forma que, una vez hecha una selección no tengamos que volver a realizarla. Para guardar una selección  debemos pulsar Selección-Guardar Selección, y entonces aparecerá el siguiente cuadro.

 

 

En nombre es donde le damos un nombre al que asociar la selección que queremos guardar. Si tuviéramos una selección que ya hubiéramos guardado pero quisiéramos modificarla y guardarla de nuevo, deberíamos pulsar en Canal, que es donde están almacenadas todas las selecciones guardadas y coger la que hemos modificado y entonces pulsar Ok.

 

En nuestro caso la selección la guardamos como Cara, pero sufrió unas modificaciones en la zona de las orejas (ya que no me convencían como estaban quedando), por tanto la guardamos de nuevo seleccionando en Canal el nombre Cara.

 

 

Ahora, seleccionamos los ojos (podéis ir guardando todas las selecciones que vayáis realizando, ya que no sabéis cuando las volveréis a necesitar), borramos cualquier contenido que pudiera haber, de manera que quede blanco, y activamos la Capa 1, para poder ver donde está el iris de nuestro asesino. Yo he decidido darle un tono verdoso al iris. No olvidéis que la capa activa a la hora de dibujar debe ser Fondo. Una vez hayáis marcado sólo un poco el iris, desactivad la Capa 1 para ver que habéis hecho.

 

 

 

 

 

 

Después, marcad bien el iris y dibujad la pupila, en un negro total.

 

 

 

 

 El problema es que ahora los ojos más parecen un pegote que unos ojos de verdad. Para arreglar esto debemos sombrear los bordes del iris, y los bordes del ojo, así como oscurecer aquellas zonas de los ojos que están bajo la sombra de las distintas facciones de la cara (nariz y ceja).

 

 También hemos difuminado los límites de la selección de los ojos, ya que unos bordes excesivamente marcados desfavorecen al dibujo.

 

 

Para el cuello haremos como con la cara. Dando una base inicial de color carne previa selección del cuello utilizando el boceto para ello.

 

 

Luego realizamos el proceso de sombreado, teniendo siempre en cuenta la procedencia de nuestras luces y las sombras que otras partes del propio cuerpo pueden provocar en la zona a sombrear.

 Con esas ideas y, la práctica y habilidad que la experiencia de cada uno puede suministrar, procedemos a realizar el cuello del asesino, quedando como en el cuadro adyacente podemos observar.

 

 

 

Vamos a centrarnos ahora en las hombreras de la armadura. Éstas al estar compuestas de metal tienen un brillo distinto al producido por la carne, y la mejor forma de simular el metal es creando sombras y luces que sean muy marcadas. Con esto quiero decir que el espacio entre la parte más oscura del objeto y la más clara es muy pequeña.

 

 

Como vemos el dibujo adjunto, lo primero de todo, como siempre, es seleccionar la zona en cuestión que vamos a trabajar, utilizando para ello el método que ya se ha ido explicando y que a partir de ahora se va obviar. Lo siguiente sería realizar las sombras y luces del objeto, pero como este caso que estamos realizando tiene la particularidad de que el método de sombreado va a ser distinto, vamos a realizar un ejemplo simple que nos aclarará mucho mejor como debemos realizarlo.

 

Vamos a crear una esfera de un material opaco y sin brillo, plástico por ejemplo. El método a aplicar es el mismo que hemos estado aplicando hasta ahora. Primero hacemos un círculo del color base que queramos (yo he escogido un gris amarillento, como el que he aplicado en las hombreras).

 

 

  La luz va a venir desde delante, pero desde la esquina superior derecha del recuadro. Este proceso de sombreado se va a dar mucho más paso a paso, para que se pueda observar la metodología seguida.

 

 

 

 

 

 

Como podemos observar, el proceso no es muy complejo en una esfera. Pero la teoría es la misma que luego aplicaremos en otros objetos más complejos. Lo difícil es saber donde colocar las sombras y las luces en cada caso en concreto.

 Ahora vamos a intentar hacer la misma esfera, pero esta vez de metal. La idea, como ya se dijo, es realizar sombras y luces más marcadas.

 

 

 

  

 

 

 Como podemos ver, las luces son mucho más claras y las sombras más oscuras, y luces y sombras están muy próximas entre ellas.

 Si además de todo esto queremos crear abolladuras en nuestra esfera perfecta, primero de todo realizamos las sombras de la esfera, sin incluir las luces.

 

 

Con el mismo pincel de sombra hacemos unas cuantas manchas irregulares sin tocar, eso sí, demasiado la zona más clara de la esfera.

 

 

Ahora debemos introducir las luces, pero eso sí, teniendo en cuenta los huecos que hemos marcado en la superficie.

 

 En cambio sigue quedando algo mal. El problema es que una esfera abollada, también tiene un perfil abollado.

 

 

 

 

Con este concepto ya mucho más claro, nos podemos embarcar en la realización de las hombreras de nuestro asesino, cuyo resultado sería el siguiente, en la hombrera izquierda.

 

 

 

Pero esta hombrera tiene un error, y es que falta que sea reflejado el hecho de que tiene grosor. Esto lo conseguiremos introduciéndolo en la zona donde este espesor sea vea, y esto sería en la aleta inferior de la hombrera.

 

 

 

 

Siguiendo el mismo proceso en la hombrera derecha, nos queda,

 

 

 Cada tanto tiempo va bien ir realizando una visión de conjunto para ver que todo lo que vamos realizando nos satisface, y realmente no estamos cometiendo errores.

 

 

 

A partir de aquí vamos a seguir con la pechera de nuestro personaje que estará compuesta por el mismo material que las hombreras.

 

 

A la hora de oscurecer debemos tener en cuenta que tanto la hombrera izquierda como el brazo izquierdo proyectan sombras sobre nuestra pechera. Respetando esto último y antes de empezar a poner luces nos quedaría todo de la siguiente forma.

 

 

 

 

 Incorporamos luces quedando al final,

 

 

 

Continuaremos con los motivos decorativos que podemos ver en la pechera así como el incremento de grosor que se produce entorno al cuello. Todo ello será pintado con color dorado (amarillo anaranjado).

 

 

Los bordes dorados van a ser todos metálicos, y por tanto, debe aplicarse la forma de dibujar que ya fue explicada en otros apartados anteriores.

 Al estar utilizando los marcos poligonales para ir limitando nuestra zona de dibujo, los bordes quedan muy marcados y siempre deberemos difuminar este fuerte contraste. La forma más sencilla de conseguir esto la podemos ver en el siguiente ejemplo.

 Tenemos dos colores enfrentados, como podemos observar en el dibujo, y queremos que la transición no sea tan repentina, por el simple hecho de que quedaría más natural.

 

 

Para conseguir esto, lo que haremos será utilizando uno de los dos colores, y el pincel con una opacidad del 80%, bordear toda la zona de contacto entre los colores, quedando de la siguiente forma,

 

 

 

Aunque el resultado pueda parecer muy sutil, en determinadas zonas de un dibujo puede ser la diferencia entre un resultado pésimo y uno notable. Sin ir más lejos, si recordamos como nos quedaban los ojos de nuestro asesino al no realizar este efecto de difuminado, observábamos claramente que algo no cuajaba en el conjunto de la cara. En cambio al difuminar los bordes entre los ojos y la cara el aspecto general mejoró mucho.

 Aplicando esta nueva idea a la decoración de la pechera de nuestro personaje, y aplicando también luces y sombras acabamos obteniendo lo siguiente,

 

 

Como podemos observar, el difuminado junta a cada una de las partes del dibujo en un todo, eliminando el efecto collage que se produce por culpa del lazo poligonal.

 

 

Ahora vamos a completar el espacio entre el cuello del asesino y el cuello de la armadura. Si observamos el boceto, nuestro personaje lleva un collarín de tela alrededor de la base del cuello. Daremos a este un color hueso (blanco amarillento).

 

 

 

A continuación le procuraremos un conjunto de sombras, de acuerdo con los objetos que le rodean.

 

 

Se ha sombreado tanto el collarín porque la idea es que no llega casi luz. El problema es que entonces la zona baja del cuello está excesivamente iluminada. Oscureciendo esa zona debidamente, y reforzando un poco más las sombras de la cara, nos queda,

 

 

 

 Después del collarín continuaremos por la única zona blanca que nos queda entre la armadura y el cuello. Este personaje está vestido con un cuero de una tonalidad azul oscuro.

 

 

 

Y con un adecuado oscurecimiento de dicho cuero nos quedará,