Fructum (Soma&Anima) / Septiembre 2015, vigésima quinta entrega de colección.

Tiempo después…ella salió de mi vida, me dejo con esos recuerdos… con esas experiencias. Fue en ese momento donde nació la idea, tome su silueta…dibuje su tronco he hice lo que mi coraje he impotencia de esa ocasión me decían.
Borre la parte inferior de su cuerpo dejando sólo su tórax, brazos, manos su cuello delgado y su hermoso rostro con mejillas rosadas, mostrando su peculiar sonrisa. Partiendo de su corazón dibuje un ramillete de flores, estás ultimas debían de ser hermosas porque ella eran una gran persona y su belleza interna también, tenían que igualarse de alguna forma, era la belleza interna que muy pocos veían.
No dibuje vientre ni piernas… no existía en ese trazo un “o mons Veneris” esa parte..por ahora no la necesitaba. Y de ahí donde nacía su penar lo sustituí por un pequeño botón de flor, era lo menos o lo mucho que podía hacer.
Decidí colocar ese cuerpo incompleto en la copa del más alto roble que mi imaginación me permitió crear, ahí en donde ningún hombre pueda alcanzarla a años luz de distancia. Mi intención era clara:
Te daré todo el tiempo que quieras para que puedas sanar tus heridas y mientras eso pasa yo te creare los más hermosos cielos a esa gran distancia, disfrútalas hasta que estés lista y cuando sea el momento…”déjate caer”, cae como fruto maduro de ese gran árbol… quien sabe… puede que tú seas…el siguiente fruto de inspiración… ¿Recuerdas?… como paso hace tiempo con una manzana. Así de importante y único debe de ser tu encuentro con esa persona.

2 Comentarios

Imagen de cero99
Un hermoso sentimiento, ojalá hubieran más personas como tú.. Saludos

Imagen de iosaferran
Muchas gracias por dedicarme tiempo, en verdad lo valoro mucho y me alegra que llegara el pensamiento de la obra ¡Hasta pronto!