Angustias

Que mal cuando faltas a tus propias promesas
prometi no volver a llorar
y aqui estoy...llorando
con esas lagrimas que queman y arrancan las entrañas
esas, que reducen el corazón como llamas al carbón