2nd LIFE - PEPPER

PEPPER:
-Mapache Macho de 7 meses de edad, hijo de Cookie.

-Fuerte y Energico.

-Se considera asi mismo el macho alfa del grupo aunque jamas contradice a su madre.

-Disfruta siendo el primero en todo.

-Siente un gran sentido proteccionista con su familia, especialmente con su hermano Briu.


Había pasado 1 semana del comienzo del invierno y la familia mapache realizaba día si día también pequeñas incursiones a través del bosque nevado. En una de ellas, Cookye, decidió enseñarles las maravillosas vistas de un lago completamente congelado.

Cookie y sus cachorros se maravillaban contemplando el lago donde habitualmente ella pescaba su comida, ahora endurecido y brillante como un diamante.

Pepper, como de costumbre, se envalentono y comenzó a caminar torpemente sobre el hielo, y al descubrir que no se hundiría comenzó a adentrarse más y más animando a sus hermanos a probar cuando comprobó que era "seguro".

Cookie sintió un palpito al ver un pez congelado a escasos centímetros bajo el hielo y pidió a sus hijos que regresaran a la orilla del lago. Canella, Cofi y Brei que se encontraban más cerca de ella no rechistaron y dieron medía vuelta.

Pero Pepper se había alejado tanto que no escuchaba las palabras de su madre.

En ese momento Pepper avisto un pez moviéndose bajo la capa de hielo, e intento abalanzarse sobre el, movido por sus instintos de caza, pero el hielo se lo impedía, y el quería ese pescado entre sus manos.

Y paso algo curioso, el pez se detuvo, se giro y se quedo mirando a Pepper, situación que el joven mapache vio como una oportunidad de oro para cazar a su presa.

Y pensó algo que a priori para el era una buena idea... si no podía abrir un agujero en el hielo con sus manos, crearía uno enorme con su cuerpo por la fuerza, y el pez sería suyo, al fin y al cabo, las presas más grandes tenían que ser para el cazador más fuerte, pensó el.

Así que se dispuso a coger carrerilla, clavo sus uñas en el hielo para lograr un mejor agarre, cogió impulso y dio un gran salto mientras gritaba...


Pepper: ¡BOMBAAA!

Y literalmente cayo sobre el hielo como una, porque la atravesó y zambullo en las gélidas aguas del lago atrapando a su vez al sorprendido pez entre sus manos.

Pepper: ¡¡JA JA!! ¡Ya eres mío!

Pensó el atrevido mapache mientras contenía la respiración.

Pero entonces, a partir de ese momento, muchas cosas comenzáron a ir mal, terriblemente mal. Pipper empezó a sentir un intenso dolor por todo su cuerpo, como si se lo atravesaran miles de púas de puercoespín al mismo tiempo.

Pepper soltó el pez al perder fuerzas y emprendió el ascenso a la superficie.

Al asomar cogió aire con fuerza y se agarro al borde del gran agujero que había creado al atravesar el hielo.


Pipper: ¡AH! ¡ARF! ¡ARF! El agua... el a~agua esta demm~masiado frí í ía.

Decía el joven mapache pensando en que ya no le parecía tan buena idea el plan del que momentos antes tan orgulloso se sentía.

Los sustos no paraban de llegar uno detrás de otro. Pepper empezó a perder fuerzas en sus brazos y a hiperventilar, congelándose su cuerpo rápidamente.

Fue entonces cuando se dio cuenta de un hecho aterrador, se estaba muriendo.

Los brazos le fallaron poco después y su cuerpo paralizado quedo flotando sobre el agua solo a la altura de cuello, Pepper luchaba por mantenerse a flote moviendo sus miembros semi congelados, pero era inútil, su cuerpo se alejaba cada vez más y más del borde de agujero que para más inri se hacia cada vez más y más grande.

Fue en ese momento cuando comprendió que no podría escapar de esa trampa solo, y comenzó a pedir ayuda... pero su cuerpo estaba tan entumecido que apenas conseguía articular un afónico grito de auxilio.

A lo lejos, el resto de la familia estaba distraída en sus cosas. Cookie estaba ocupada con su hija Canella que no dejaba de perseguir a su hermano Cofi arrojándole bolas de nieve.

Briu se encontraba en la orilla, sentado, con los ojos cerrados tratando de encontrar algo de calma entre el jaleo que montaban su madre y hermanos. Entonces algo llamo su atención, era una voz familiar, muy débil y apenas distinguible, Briu pensó en su hermano y entonces abrió los ojos y pronuncio su nombre alterado.


Briu: ¡MAMA! ¡MAMA! ¡Es Pepper! ¡Esta en problemas!

Briu hecho a correr en linea recta adentrándose velozmente en el lago congelado, guiándose por los débiles y casi imperceptibles peticiones de auxilio de Pepper. Cookie ordeno a Canella y Cofi que se quedaran donde estaban mientras ella iba tras Briu que lo guiaría hacia donde se encontraba Pepper.

Briu estaba a punto de llegar al borde del agujero donde Pepper comenzaba a desfallecer, pero Briu al no poder ver el agujero paso de largo y cayo a las gélidas aguas junto a su hermano. Briu se hundió, asomo con dificultad y pidió a su hermano que lo guiara hacia el.


Briu: ¡Pepper! ¡Háblame! ¡Sigue hablándome! ¡¿Donde estas?!

Pepper al que apenas le asomaba ya el hocico pedía con sus ultimas fuerzas a su hermano que diera medía vuelta, ya que no quería que acabase sufriendo su mismo destino. Pepper veía con impotencia como por su cabezonería le estaba a punto de costar la vida también a su hermano y comenzó a llorar en silencio de rabia e impotencia.

Briu se negaba a abandonarlo mientras apretaba los dientes con fuerza al comenzarse a congelar el también, y en un despliegue de tremendo valor consiguió llegar y agarrar a su hermano antes de que este se hundiera por completo en el agua helada.


Briu: ¡Te tengo! ¡Aguan~ta~ta!

Decía Briu a su hermano semi-inconsciente mientras le castañeteaban los dientes y comenzaba a perder las fuerzas el también.

Pepper perdió el sentido y comenzó a hundirse, arrastrando a su hermano hacia el fondo con el.
Briu se negaba a soltarle, incluso cuando se sumergió por completo y comenzó a descender a las profundidades.
Pepper recupero el conocimiento y vio a su hermano que gritaba su nombre bajo el agua, tratando de despertarle y agotando casi todo su aire.

En un ultimo acto desesperado por querer salvar a su hermano pequeño, Pepper, reclino el brazo que sujetaba Briu casi sin fuerzas, para dar un fuerte impulso con el que logro liberarlo de Briu, que ascendía desconcertado al perder el contacto con Pepper.

Pepper cerro los ojos y se despidió de Briu.

En ese momento una sombra dibujaba una silueta en la superficie del agua por encima de Briu y Pepper y se introducía en esta con gran impulso, era su madre Cookye que iba en su rescate.

Mientras tanto Cofi y Canella observaban a lo lejos como la figura de su madre desaparecía en el horizonte, comenzando ambos a inquietarse.


Canella: Mmm... Cofi. ¿Que crees que a podido pasar? ¿Donde esta Pepper? No se le ve por ninguna parte. ¿A donde habrán ido Briu y mama?

Cofi en ese momento alzo la mirada preocupado, levantándose con fuerza y comenzando a correr en dirección al lago.

Canella: ¡EH! ¡COFI! ¡Mama nos dijo que la esperásemos aquí! ¡Eh! ¡Eeeh! ¡ESPÉRAME!

Canella continuo inmediatamente después a seguir los pasos de su hermano Cofi que corría en completo silencio movido por un intenso subidón de adrenalina. Para cuando alcanzaron la zona donde se había perdido la pista de su madre y hermanos se dieron de bruces con un inmenso agujero hecho en el hielo rodeado de heladas aguas, ahora en calma, sin rastro alguno de sus familiares.

Cofi: ¡MAMI! ¡¿MAMI DONDE ESTAAAS?!

Canella: Oye Cofi... ¿Crees que habrán caído al agua?


Dijo Canella asustada.

Cofi: No lo se... ¡No lo se!

Decía Cofi con el rostro desencajado tratando de darle explicación al desvanecimiento de su madre y hermanos.

Canella se arrimo a su hermano, choco su costado con el suyo y le dijo muy asustada que empezaba a tener miedo.

En ese momento la figura de su madre emergía de las heladoras aguas del lago haciendo que Canella diera un bote del susto.
Sobre ella cargaba los cuerpos de Briu y Pepper.

Cookie se aferro al borde del cráter de hielo y dando un fuerte grito de rabia y dolor sacaba su propio cuerpo del agua, poniéndose a salvo ella y a sus cachorros. Cofi y Canella se acercaron corriendo a donde su madre que, sorprendida de verlos allí les pedía entre fuertes temblores que vieran que tal estaban sus hermanos.

Canella se acerco a Briu, había perdido el sentido, pero aun respiraba.

Cofi se acerco a Pepper, quedando boquiabierto al contemplar la espantosa imagen de su hermano, completamente entumecido, con cristales de hielo recorriendo todo su cuerpo, recordándole a los carámbanos de hielo que su madre le menciono días atrás, y con los ojos y la boca ligeramente abiertos. Los ojos de Pepper le recordaban a la mirada perdida que lucía su hermano Briu, pero mucho más perturbador.

Cofi se acerco tembloroso a donde su hermano, poso sus manos sobre el, estaba completamente congelado, tanto, que tocarlo le quemaba las manos.
Cofi comenzó a zarandear a su hermano más y más sin obtener respuesta, comenzó a llamar a su hermano por su nombre con la esperanza de que este diera signos de vida, incluso a insultarlo para ponerle furioso, no le importaba si su hermano le mordía el trasero si con ello conseguía despertarlo. Pero nuevamente solo hubo un helador silencio por respuesta.

Cookie se reincorporo y ordeno a Canella que no se separara de Briu y que le diera calor con su cuerpo, cosa que no hizo falta ni que dijera, pues Canella ya estaba rodeándolo con su cola a modo de sabana.

Cookie se acerco a su hijo Cofi que se giro con lagrimas en los ojos diciéndole a su madre que su hermano no despertaba. Esperando que ella pudiera despertarlo. Al fin y al cabo ella era su madre y ella todo lo podía, pensó siempre Cofi.

Esa imagen glorificada de su madre se hizo trizas al verla recoger el cuerpo de su hijo, abrazarlo y echarse a llorar.
Ella ya sabía el resultado final de los acontecimientos solo con ojear a su hijo Pepper unos instante.

Había perdido a su cachorro, y el sentimiento de culpa la mataba por dentro, escupiéndolo con gritos de dolor, mientras Canella y Cofi la contemplaban con los ojos abiertos como platos.

Trascurridos unos instantes Cookye dejo de gritar para dejar escapar sollozos de dolor.

Canella también lloraba.

Cofi se seco las lagrimas, se incorporo sobre sus cuartos traseros y se quedo pensando, contemplando el suelo cristalino del lago. Pensando, pensando sin saber que pensar, pero creyendo saber que podría hacer. Y sin perder más tiempo se acerco a su madre y le dijo con voz seria...


Cofi: Mama. Deja a Peeper en el suelo. Vamos a despertarle.

Cookie sorprendida por el semblante serio de Cofi trato de dar a entender a su pequeño que no había nada que hacer ya.
Mientras frotaba su rostro con la de su fallecido hijo.


Cofi: Mama. No se exactamente que pasara, pero si me dejas intentarlo, si me ayudas, Peeper volverá con nosotros a casa.

Cookie: ¿Como? Tu hermano... no puedes...

Cofi: Mama... ¿Confías en mi?


Decía Cofi a su madre mientras se ponía por delante de ella y la mirada desde abajo directamente a los ojos.

Cookie: Cariño... ¿Que podemos hacer?

Cofi: No lo se exactamente, osea, no se de donde e podido aprender lo que vamos a tratar de hacer. Pero quiero que me escuches y hagas exactamente todo lo que te pida paso por paso. No sabría decirte, pero no tenemos mucho tiempo para que esto funcione.

Cookie: ¿Esto? ¿El que?

Cofi: Una RCP, así resuena en mi cabeza mama.


Cookie no entendía que estaba pasando, su hijo Cofi, esa pequeñez miedosa, tímida e indecisa había cambiado radicalmente de carácter, hablando de cosas que ni alcanzaba a entender, solo que su hijo le decía que había una manera de resucitar a Pepper y que la necesitaría a ella para lograrlo.

Cofi no perdió tiempo y pidió a su madre que prestase mucha atención y que pusiera el cuerpo de su hermano acostado sobre su lado derecho, dejando su lado izquierdo hacia arriba y posase sus manos sobre su pecho, Cofi le explico que el se ocuparía de alinear su cabeza hacia atrás y unir su hocico con el de su hermano para insuflarle su propio aire a sus pulmones. Le explico a su madre que cada tres respiraciones que el proporcionase a su hermano ella debía comprimir su pecho diez veces, detenerse justo después y repetir el proceso hasta lograr que Pepper despertase.

Comenzaron, y repitieron y repitieron numerosa veces, durante minutos sin lograr nada, Cookie comenzaba a desesperarse pero Cofi pedía a su madre paciencia y que no cesase. Tras cinco minutos más no había cambios, Pepper seguía inmóvil, con la vista perdida en el horizonte y sin dar señales de vida.

Cookie no podía evitar las lagrimas y miraba a su hijo que conservaba la concentración, sin mostrar miedo o agotamiento y entendió que ella debía dar ejemplo, pero, por muy fuerte que intentase ser, incluso para intentar calmar a sus hijos, el miedo iba calando cada vez más y más en ella.

Cuando Cookie estaba a punto de desfallecer por el cansancio y el estrés el cuerpo de Pepper convulsiono, Cofi miro a su madre y le pidió a esta que golpeara con todas sus fuerzas las costillas de su hijo, ella dudo por un instante pero inmediatamente salio de su estado de shock y comenzó a propinarle fuertes golpes mientras gritaba angustiada a su hijo que temía dañar a su hermano, pero Cofi insistió en que continuase.

Entonces, justo entonces, Pepper empezó a moverse con violencia, vomitando todo el agua que encerraban sus pulmones, tosiendo con fuerza y entrecerrando los ojos mientras luchaba por respirar de nuevo.

Cuando Cookie vio que su hijo Pepper abrio sus ojos, la miraba y preguntaba por ella, esta arranco a llorar y abrazo a su hijo que había vuelto a la vida.

Canella no podía creer lo que sus ojos contemplaban, su hermano muerto había regresado a la vida gracias a la ayuda de su hermano pequeño que no se parecía en nada al hermano que ella conocía... bueno, empezó a comportarse como tal cuando comenzó a llorar desconsoladamente mientras abrazaba a su hermano, que se preguntaba por todo lo sucedido mientras caía en un placentero sueño por puro agotamiento.

Las lagrima pasaron a cantos de jubilo por parte de Cookie y Canella, que regresaban a casa cargando sobre sus espaldas a sus pequeños héroes.

Llego la noche, Briu y Pepper dormían plácidamente envueltos en hojas secas acomodadas en el vientre de su madre.

Cookie alzaba la mirada y contemplaba en la entrada de la madriguera la silueta de su hijo Cofi que meneaba su cola muy lentamente de un lado para otro en silencio, sin moverse, mientras Canella se le acercaba por detrás queriendo charlar con el.

2 Comentarios

Imagen de poroniel-33
que historia tan maravillosa y fantástica  me encanta el dramatismo, que has presentado en esta ocasión y dando pequeñas pinceladas de la trama principal   ese misterioso conocimiento del pequeño cofi, te deja intrigado 
Imagen de EVANGELION-02

Al principio fui un poco temeroso de escribir este relato... la escritura no me apasiona tanto como el dibujo... pero, como "2nd LIFE: Vida a través del Espejo" es un proyecto de futuro, y uno incierto, pues por temas de tiempo y ganas de mostrar contenido a potenciales lectores y dar forma a los personajes, decidí escribir pequeños (y no tan pequeños) relatos que dieran una imagen al lector de lo que podría encontrarse a finales de este año, no antes, pues aun queda zanjar el segundo capitulo de Ghost Love y el prólogo de MdC Past. Después de todo eso, "2nd LIFE: Vida a través del Espejo" tendrá su debut, y supongo que gustara, pues todo lo que tenga que ver con adorables bolas de pelo engancha, aunque siempre reiterare que, a pesar de que sera una historia donde meteré toda clase de geéeros (amor, humor, acción, aventura, etc...) principalmente lo considero un Drama Didáctico.

El Drama por las innumerables adversidades que deberá superar el protagonista para avanzar en su vida.

Y el Didáctico porque tratare de mantener una linea frágil entre la humanización de los personajes y la naturalidad de la vida real de estos animales en la vida salvaje. (esto último lo considero un desafío personal).

Una vez más Poroniel, muchas gracias por dedicarme tu tiempo.

¡Hasta la próxima vez!