VI - Blog de Nexo

Sabiendo que lo seguían, el zorro se escondió en un agujero, espero a que el cazador pasase por delante y oculto su olor en la húmeda tierra. El perro viejo no lo encontró y la noche cayo rápida, dejándole libre por el amplio bosque, pero al salir, una trampa oculta lo aguardaba y apenas pudo llegar a su guarida con los suyos, que lamieron sus heridas hasta que el calor abandono su cuerpo.
 
VI Daniel 3:06 am

Cuando despertó, el sudor frio recorría su frente, se sorprendió respirando más rápido de lo normal y sus manos se movían sin parar, no sabía aun bien porque pero suavemente decía el nombre de alguien, como un susurro.

-Bastian… Bas…-

Cuando se dio cuenta de que no recordaba nada, se sentó en la cama, sus pies rozaban el suelo deslizándose silenciosamente en la oscuridad. Tardo unos instantes pero se levanto cogiendo una bata y salió de su habitación con un libro en sus manos.

Para ser tan tarde, Bastian seguía leyendo unos informes que Nathan le había dejado. De que estuviese preparado dependía todo y había alguien que le inquietaba más que nadie, un chico llamado Thomas, que lo había esquivado exitosamente siempre que Bastian se había acercado aunque fuese ligeramente a él. Se echo hacia atrás en su asiento, mientras sostenía con la nariz el lápiz que estaba utilizando para subrayar partes del informe, cuando noto que alguien estaba ronzando su puerta desde afuera… espero durante unos minutos y finalmente se levando para ver quien estaba rondando detrás.

Al abrir la puerta y mirar un poco hacia abajo se encontró con Daniel, esperaba su visita, aunque habían tardado semanas desde entonces.

-¿Estás bien…? –Daniel permanecía frente a su puerta con la mirada baja sin decir nada y le extendió un libro que Bastian se dejo olvidado-

Bastian lo cogió en silencio mientras lo observaba, parecía angustiado, pero eso el ya lo sabía, sabia porque iba a venir.

-Gracias, ya que estas aquí, pasa si quieres, me parece que necesitas hablar-

Con cuidado de no llamar su atención, Bastian recogió los informes y los guardo en el cajón de su mesa.

-Siéntate, estaba repasando unas tareas de clase… supongo que tu también tendrás ¿no?-

-Tu…tuve una pesadilla…-

-Entiendo…-Dice Bastian sentándose en la silla mientras Daniel hace lo mismo frente a él en la cama- ¿Y te encuentras bien… no has podido volver a dormir?-

-No, fue extraño, no la recuerdo bien sin embargo…-

-¿No recuerdas nada?¿No, tienes una pequeña ide…-De repente Bastian se queda sin habla, siente que las manos le empiezan a sudar y se queda casi sin respiración al darse cuenta… por un segundo había podido ver lo que estaba pensando Daniel y lo asusto tremendamente pero debía hacer como si no fuese así…-

-No, no sé que era, tenía una sensación extraña nada más, sin embargo fue raro, creo que al despertarme dije tu nombre…-

-En…entiendo, hiciste bien en venir. Los sueños a veces no tienen sentido, a mi me pasaba igual, de hecho aun me cuesta dormir, por eso espero despierto hasta que no puedo aguantar más-

-¿Es la solución? ¿No dormir?- Daniel parecía cada vez más suelto y seguro hablando con Bastian, y eso es algo que el también noto y tenía que aprovechar.-

-No, no es la solución, aunque utilizo ese tiempo para estudiar.-

-No se me dan bien los estudios,  de hecho…-Bastian observa que Daniel se encoge avergonzado al hablar.

-¿Que, de hecho que…?-

-De hecho, no leo demasiado bien y no sé por qué no estudio, no me mandan nada, no estoy con otros chicos apenas, no tengo profesores, no tengo nadie con quien hablar-

-Sé lo que están haciendo Daniel-Pensó Bastian- Se que te están aislando y te están intentando mantener ajeno a todo para que no aprendas a pensar por ti mismo, no te están enseñando nada, te mantienen aquí sin decirte nada… es por eso que tienes pesadillas, estas únicamente dentro de ti, sin embargo si te ayudo yo…-

Al ver que Bastian se había quedado callado mirándolo durante un buen rato, Daniel se sintió incomodo.

-No sé bien porque he venido, no quería molestarte…- Le dice mientras se dispone a irse.-

-Espera… no te vayas.- Daniel se queda a medio camino en el cuarto.

-Se te ve cansado, quédate a dormir aquí, yo voy a seguir estudiando un rato, hazme compañía.-

Al principio Daniel no quería mostrar la emoción que sentía, pero sus actos se adelantaron a él, cuando rápidamente se tumbo en la cama y cerró los ojos con una tranquilidad que no había sentido desde hacía mucho tiempo… la luz estuvo encendida durante el resto de la noche, pero no le importaba.
Bastian noto que al escribir la mano le temblaba un poco, corría un tremendo peligro, sin embargo su interés no le dejaba parar en ese momento.
Durante unas horas Daniel descanso plácidamente, mientras otra persona le relevo en su angustia y cuido de él durante toda la noche.

 
 
Subscribe to RSS - Entradas de blog de Nexo en Dibujando