La Historia de Raúl (Capitulo 8: Gran aventura a través del bosque) - Blog de EMP-Ray

"Buenas!! Como se puede preciar esto ya no es un adelanto(si antes lo era), si no que como he terminado el capitulo y esta todo listo no tiene sentido que se llame adelanto (lo tenía antes poco, pues ahora menos) bueno hice el adelanto porque veía que pasaban los días y veía que no conseguía terminarlo y vque había pasado mucho desde el 7 así que hice el adelanto (en resumen ese día me aburría). Tengo que decir que la historia se me ha demorado un poco más y al final hay capítulo 9 (para suerte de algunas y desgracia de otros, seguro que existen esos otros, siempre los hay) pero prometo que el 9 es el último y cuando lo termine y publique, probablemente no haré más entradas de esto, bueno a lo mejor me da por hacer algo... bueno puede que lo haga, no sé depende si os gustaría que lo hiciese u os da igual, es que para hacer una entrada que no lea nadie, eso si que no tiene sentido... Bueno me calló ya y os dejó la historia..."

Husky abrió poco a poco los ojos, se levantó aturdido, por lo que sacudió la cabeza para despejarse se giró para mirarme y dijo extrañado:
-¿Qué ha pasado?
-No sé…
-Me habían herido, estaba en el suelo sangrando sentía dolor… de repente he sentido como una luz calidad y agradable me rodeaba y el dolor se ha ido… y aquí estoy ¿Qué has hecho?
-Yo… - empecé a decir atónito y asustado. -yo quería salvarte, estaba triste, te abracé cerrando las manos fuertemente, entonces… entonces sentí una fuerza en ellas, las extendí… brillaron y…
-Para Raúl  -me dijo con voz tranquilizadora. –Será mejor que dejemos eso hasta que estemos en un lugar seguro…
-Pero Husky yo solo quiero decirte que no quiero que me mires como a un bicho raro, sé que haya hecho esto no es normal… ya sabes estos poderes solo se desarrollan después del “Cambio” además no quiero que se lo digas a nadie…
-¡Pero Raúl! Es algo raro, debemos decírselo a tu madre aunque sea…
-Yo se lo diré a ella y puede que a mi hermana pero a nadie más, la gente no suele tomarse muy bien lo que es raro o distinto… -dije un poco distante y me puse serio, me levante y dije: -De todas maneras será mejor que no vayamos ya quiero irme a casa.
Empecé a andar de manera segura y decidida, Husky corrió a mi lado, me miro a los  ojos y empezamos ha andar de forma segura y atenta por aquel marchito bosque.
El bosque estaba silencioso y me producía una sensación de incomodidad enorme, Husky y yo íbamos fijándonos en todo lo que no rodeaba, prestábamos atención a cualquier rama, arbusto, tronco de árbol, buscando algo, cualquier cosa, cualquier signo de vida, pero, no había nada y eso me asustaba más, no se por el hecho de que había monstruosas criaturas por este bosque o por el hecho de que en cualquier momento podría volver a precipitarse una Sombrar sobre nosotros, no se cual me daba mas miedo. Decidí hablar para quitarme la mala sensación pero bajito para que ningún ser cercano me oyera: 
-Husky ¿crees que existen criaturas monstruosas por aquí ? 
-No sé, todo esta tan silencioso que de miedo. -me respondió igual de bajito.
Entonces la zona que estaba a nuestra derecha empezó a revivir, a los arbustos le empezaron a salir hojas y flores, los trocos de los árboles se pusieron rectos y de ella empezaron a crecer ramas nuevas y las viejas se enderezaron y recuperaron se color  marrón verdoso sustituyendo al negro carbonizado que tenían, y de estas rama empezaron a salir hojas y flores, algunas flores se convirtieron en frutos; este extraño fenómeno se fue extendiendo delante de nosotros.
Los dos estábamos estupefactos, lo que estaba pasando, ¿Cómo podía estar pasando esto? Oímos un ruido que venía de uno de los arbustos que acababan de nacer, y de él salió una niña de cabellos rubios pero con algunos mechones de pelo verdes, tendría  mi edad más o menos, le sangraba el brazo,  andaba pesadamente, al parecer no se dio cuenta de nuestra presencia, según avanzaba el fenómeno avanzaba con ella, ando hasta delante nuestro y se desplomó. Husky y yo nos miramos desconcertados y le dije:
-Deberíamos ayudarla.
-Sí… pero esa chica es muy rara, además es un Oscuritez.
-¿Un Oscuritez creando vida? Mira a su alrededor.
-Bueno sí, pero es chica me da muy mala espina… -empecé a andar sin escuchar a Husky. -Raúl. -me llamó pero seguí avanzando. -¡Raúl! - me di la vuelta y le dije:
-Está herida, tenemos que ayudarla, el resto da igual.
-¿Tenemos? Y como que el resto da igual ¿y si luego nos ataca?
-Si la ayudamos no nos atacará, me lo dice mi instinto.
-La última vez tu instinto nos tiro por un precipicio.
-Pero no hemos acabado tan mal, ¿no?
Husky movió la cabeza dudoso y al final decidió seguirme para ayudar a esa chica.  Nos arrodillamos junto a ella, le cogí el brazo y examine la herida: tenia desgarrada la parte superior del antebrazo.
-¡Husky mira! -dije señalando a la herida del antebrazo. -Tiene la carne desgarrada como tú antes.- y añadí con un poco de chulería.- Entonces si es cierto mi instinto estaba en lo cierto, y “tenemos” que ayudarla.
-Puede ser que si…- dijo con tono resignado, pero se puso serio y me preguntó. -¿Vas a intentar curarla de esa forma?
-Sí. - respondí y me dije a mi mismo. -Venga Raúl, si lo has hecho una vez puedes hacerlo otra.
Me senté a su lado, cerré los ojos, extendí mis manos y las puse sobre la herida, y me concentré, intente sentir la misma fuerza en las manos, recordar la sensación que tenía cuando curé a Husky, empecé a sentirla poco a poco, pero de repente, esa fuerza se fue, lo intenté otra vez, me concentre esta vez intenté hacer mas fuerza, pero nada la fuerza se iba cada vez que lo intentaba. Finalmente abrí los ojos, me encontraba un poco agotado y jadeaba.
-¿Qué ha pasado? -me preguntó Husky.
-No sé, cada vez que lo intento cuando ya casi lo tengo se me van las fuerzas. -conteste jadeando.
-Si se ve, parece que vamos a tener que curarla a lo tradicional.  -Se sentó a mi lado. -A ver, ¿qué hacemos?
-Así que al final, me vas a ayudar…-le dije burlonamente, me quite el chaleco negro que llevaba puesto. -Y si vamos a curarla a lo tradicional.
-Nos es que halla quitado mis sospechas de que sea peligrosa- dijo con aire indignado y apartando la mirada. - Pero no puedo dejar tirada a una niña herida. - dijo poniéndose al otro lado de la chica, se sentó y me sonrió. 
Yo también sonreí, y me empecé a quitar el chaleco negro, y Husky me dijo burlonamente:
-¿Qué?¿preparándote para operar, doctor?
-Algo así, pensaba que podría usar esto - dije levantando la mano con el chaleco. - para taponar la herida, y usarlo como venda.
-Es una buena idea.
-Lo sé… mmm por lo que parece la herida es reciente, entonces lo más probable es que halla sido una Sombra ¿tú que crees, Husky?
-Que puede que le haya dado una Sombra o un Guardián.-dijo recalcando la palabra “guardián” con un tono importante.
-Uf…- suspiré.- Mira que eres desconfiado, si es peligrosa ya nos las apañaremos. -le dije sonriendo
-¿Ya nos las apañaremos?
-Sí, eso es lo que he dicho. - dije con tono despreocupado mientras acaba de vendarle la herida, solté una risilla y dije. -Si hemos escapado de mi tío podemos escapar de cualquier criatura de aquí. - estaba intentando aparentar se seguridad pero en el fondo tenía un poco de miedo a que esa chica fuera un monstruo aunque de todas maneras no podía dejarla tirada.
-Bueno, se puede decir que hemos escapado de las Sombras y de milagro.
-Pero hemos escapado que es lo que cuenta, no te preocupes no dejaré que te hagan nada.
-Raúl…- me dijo con tono sorprendido, pero sonrió y me dijo feliz: - Gracias amigo.
Yo sonreí también y dije: -De nada amigo.
Me sentía feliz, tenía un amigo alguien en quien confiar, vale que tengo a mi hermana y a la gente del palacio que siempre me trataba muy pero no es lo mismo, Husky era el primer amigo que tenía, recordé que ese día mi madre me iba a la Capital del Reino de la Luz, para que conociera a los demás príncipes e hiciera amigos, recordé que me dijo: “Ya verás mi pequeño como haces algún amigo hoy, es muy importante tener amigos en ellos, puedes confiar, pero claro también tienes que tener cuidado porque algunos amigos no son de verdad y te pueden hacer daño, pero tu siempre se amable y buena persona y ese problema no lo tendrás casi nunca” vi en mis recuerdos la sonrisa de mi madre al decirlo. Es verdad, sentía que en Husky que aunque no lo conociera mucho podía confiar en él.
De repente oímos unos gemidos, en seguida miramos abajo y vimos que era la chica la que gemía y aparte de eso se empezó a mover y lentamente abrió los ojos, unos ojos que eran de un azul cielo tan claro como el cielo del Mundo de la Luz, la chica parpadeo unas cuantas veces atónita, luego se nos quedó mirando a Husky y a mi con una expresión asustada, se incorporo rápidamente y se alejó arrastrándose lo más  rápido que podía, llego hasta un árbol que estaba a una distancia prudencial y apoyó la espalda contra el tronco, y desde allí nos chilló asustada:
-¿Quiénes sois? ¿Que queréis?
 
"Espero que os haya gustado y que os haya generado intriga... Me gustaría que me dierais vuestra opinión y también se aceptan críticas constructivas"
"A y una pregunta: 
 ¿Queréis que haga la entrada de la historia del pasado del Reino de las Sombras? Si es que si dejadme un comentario si os da igual no dejéis na, así de simple"
Subscribe to RSS - Entradas de blog de EMP-Ray en Dibujando