La Historia de Raúl (Capitulo 2: Hay que escapar del Mundo de la Oscuridad) - Blog de EMP-Ray

Nota: Este capitulo es un poquito mas largo que el anterior así que para leerlo se necesitan dos cosas: 1ª Tiempo y 2ª La intriga que te genera el primer capitulo(si es lo que te genera, también se aceptan otras cosas buenas XD)... así que no se puede leer este capitulo sin haber leído el primero (http://dibujando.net/blog/emp-ray/la-historia-de-raul-capitulo-1-atrapado-en-el-mundo-de-la-oscuridad-33863)
Aquí se lo dejo...
Mi tío nos llevo a mí y al cachorro a una habitación donde había una cama una mesita de noche y un armario, las paredes eran negras, la mesita y el armario eran de color azul oscuro, la cama estaba cubierta por un edredón de cuadros negros y azules oscuros, y al fondo había una ventana con las cortinas azules oscuras, que estaba abierta de par en par, y se podía ver un paisaje lúgubre a través de ella.  Dimos unos pasos hacia el interior lo iba observando todo en busca de cámaras o micrófonos pero no encontré ninguno, y mi tío me dijo:
-Tardaré un rato en tenerlo todo listo para la prueba, quédate aquí y cuando acabe te llamo.
Entonces cerró la puerta de madera vieja que producía un chirrido inaguantable mientras se cerraba. Me dirigí hacia la ventana, porque tenía interés en saber en qué clase de mundo vivían los Oscuritez, y lo que me encontré no fue muy agradable, el cielo estaba cubierto por unas nubes negras que parecían llevar allí toda la vida, todo el suelo era negro como el carbón y tenía grietas por todas partes, los edificios no eran muy altos y tenían grietas algunos estaban medio destruidos y otros destruidos enteros, había cementerios por casi todas partes, signo de que allí había mucha muerte, no podía ver con mucho detalle las calles por la altura de la ventana, que debía ser como cinco pisos, pero podía ver que había gente pidiendo por todas partes, gente tirada por la calle, gente medio moribunda y gente que paseaba como si no los vieran, además pude observar que en los reinos de la Oscuridad, solo hay un pueblo que rodea el castillo, mire un poco más allá del pueblo que se extendía a los pies del castillo para observar la naturaleza, me arrepentí de ello, los árboles estaban marchitos y algunos carbonizados, los lagos estaban contaminados, eso en vez de agua parecía petróleo, me imaginé que allí no podían vivir animales normales.
Me aparte de la ventana, no quería seguir viendo aquello, era horrible, entonces me senté en la cama suspiré, apoyé la cara en las manos y los codos en las rodillas  y pensé en que cuando volviera mi tío y me llevará a aquella maquina, comprobaría que le había mentido, y me mataría, pero entonces noté algo peludo en la mano, mire y era el Husky.
-¿Qué quieres? -le pregunte deprimido.
-No te deprimas, hay que salir de aquí. -me dijo subiéndose a la cama.
-¿Si me dices cómo?
-Tú eres un Lúminis, ¿verdad?
-Sí, ¿por? -le respondí extrañado.
-Los Lúminis tienen alas…                       
-Aaah…eso no funcionará.
-¿Por qué no? ¿Seriamos demasiado visibles y nos atraparían?
-No es por eso…
-¿Entonces?
-Soy el príncipe del agua, tendría que aprender a transformarme primero.
-¡Pos mucho mejor! Utiliza el agua para sacarnos de aquí.
-No sé. -murmure muy bajito.
-¿Qué dices?
-Que no sé –dije subiendo un poco la voz.
-¿Cómo?
-¡QUÉ NO SÉ UTILIZAR EL PODER DEL AGUA, TE QUEDA CLARO! -le grite muy enfadado
-Lo siento, no lo sabía -me dijo asustado y triste.
-No, lo siento yo, es que me siento impotente ante esta situación, se supone que soy el que tiene que proteger a su reino y no puedo ni salir del castillo enemigo. - le dije arrepentido.
-No pasa nada, debí caer en que eres muy pequeño para haber empezado a entrenarte. -me dijo acercándose a mi lado.
-Pero, no debemos rendirnos, hay que salir sino nunca podré entrenarme. -dije  recobrando los ánimos y dando un salto para levantarme de la cama.
-¿Cómo lo hacemos? -me preguntó bajando de un salto también.
Caminé hasta la ventana me asomé para ver a la altura a la que estaba, pero era muy alta como había visto antes, me quede mirando esperando encontrar la forma de bajar, pero me convencí de qué era imposible. Entonces me di la vuelta y vi el armario, aunque sabía que mi tío no era tan tonto como para proporcionarme una manera para salir de allí, me acerque al armario y lo abrí, lo que me encontré dentro no me lo esperaba, era un paracaídas. Entonces todo me había quedado claro, esta era la prueba a la que iba a someter mi tío, la máquina de la cual me había hablado no existía o no estaba disponible, tenía dos opciones: escaparme y demostrarle a mi tío que no estaba de su parte o no escaparme y quedarme en aquel oscuro mundo de dolor y muerte, las dos me parecían horribles, porque si me pillaba mi tío me mataría, pero tampoco quería quedarme en aquel sitio. Pero entonces ¿qué podía hacer?

-Raúl. -me dijo el Husky.
-¿Qué?
-A que esperas, coge el paracaídas y larguémonos de aquí.
-Espera esto… ¿Cómo te llamas, por cierto?
-No tengo nombre, ni padres, ni nada…
-Pobre…que te parece que si salimos de aquí, te vengas a vivir conmigo y mi hermana.
-¿En serio? - me pregunto emocionado
-Sí.
-¡Bien!
-Pues te tendré que ponerte un nombre.
-Cuidadito con el que elijes.
-Mm… ¡ya sé! Te llamarás Husky.
-Mm…me gusta y tiene sentido, y ahora coge el paracaídas y escapémonos.
-Estoy pensando en algo... pero no debería hacer eso.
-¿Qué?
-Es una prueba, si me voy le demostraré que le he mentido.
-¿Entonces vas a quedarte aquí?
-Ni en broma... -dijo Raúl con una risilla. -Me parece que he encontrado el plan perfecto para salir de aquí...
-En que has pensado.
-Ven aquí, acércate. -el se me acercó y entonces yo le susurré al oído el plan para escapar.
Esto es todo por ahora espero que les haya gustado... 
Subscribe to RSS - Entradas de blog de EMP-Ray en Dibujando