Katy, la gata asesina (Capitulo 2: Y todo comenzó a ir mal) - Blog de EMP-Ray

Buenas nada más acabar el primero, me puse ha hacer el segundo, creo que me he hecho adicta a esto... continuaría el resto pero por diversos problemas que no van ha arreglarse hasta pasado un tiempo no puedo, bueno así que os dejo con esto, espero que os guste 
Capitulo 2: Y todo comenzó a ir mal
 
La clase estaba llena de humo, Katy oyó a todo el mundo asustado y corriendo, pero otro sondo llamó más su atención, oyó como gente corría, y no eran exactamente alumnos, ese sonido era bastante diferente, aunque Katy no le gustasen demasiado, si algo bueno tenían sus orejas es que podía oír mejor que una persona normal, siempre oí los sonidos más alejados con una claridad como si estuvieran cerca, en este caso oía gente entrar por la puerta de instituto, correr y entrar en las aulas, oía otros sonidos como si llevaran un traje pesado y portaran algún arma… Katy se empezó a asustar por lo que estaba pasando, empezó a retroceder y se chocó con alguien, pego un brinco y se acurruco en el suelo asustada, de repente oyó como la llamaban y notó como la sacudían suavemente, en seguida reconoció esa maravillosa voz, era la de Alex, Katy levantó la cabeza y se giro para mirarlo, si era Alex, que estaba arrodillado al lado suyo.
-No te asuste Katy, soy yo ves. –le dijo sonriéndola.
-Alex… -dijo contenta y sonrió, pero de repente esa sonrisa se le borró de la cara y le dijo apurada. –Hay gente que ha entrado al edificio, gente con armas,  hay que irse de aquí, es peligroso…
Alex la miro extrañado y le pregunto:
-¿Qué estás diciendo?
-No ves que todo está lleno de humo, seguro que lo han hecho ellos –Katy se levantó y señaló a su alrededor, aunque Alex apenas veía lo que hacía, ella estaba alterada y hablaba muy deprisa a Alex le costaba entenderla. – ¡Esto es peligroso!
-Tranquila, Katy, tranquila. –Alex se levantó y le puso las manos en los hombros a Katy y la abrazó para calmarla, a Katy le dio un vuelco al corazón,  parecía que estaba calmada, aunque estaba muy nerviosa y su corazón latía a toda velocidad, estaba feliz, a pesar de todo lo que ocurría, estaba feliz porque Alex la estaba abrazando, quería que aquel momento no acabará, pero por desgracia acabó… Katy oyó gente que se acercaba, y de repente reventaron la puerta. Acto seguido Alex se separó de Katy, la cogió de la mano y la arrastro hasta la esquina de la clase donde había un armario, Katy no lo sabía hasta que estaban enfrente, pero al parecer Alex si… Abrió el armario y empujó a Katy hasta dentro y luego se metió él, cerró la puerta con cuidado para que no se oyera, se dio la vuelta como pudo y se puso mirando a Katy, se puso un dedo en la boca indicando silencio, pasó un rato, se oían gritos, y Katy lo oía muy claramente, se lo imaginaba… La gente estaba corriendo y gritando aterrada ante la presencia de los intrusos, ellos comenzaron a chillar: “¡Qué nadie se mueva o disparamos! Todos de repente se callaron y se pararon, Katy podía oír como sus corazones latían muy deprisa… de repente gritaron: “¡Que todo el mundo haga una fila, y venga hacía donde le indiquemos!”  se oyó un montón de pasos todos muy alborotados, e intentando  y de repente fueron pasos muy ordenados en una misma dirección que se empezaron a alejar y alejar hasta que Katy no los oyó, a ella le pareció que su oído se había afinado y ahora podía oír más y mejor, lo que le extrañó, pero pensó que eran imaginaciones suyas, todo se quedó en calma tras irse la gente, Alex iba abrir la puerta del armario, cuando Katy le paró, comenzó a oír pasos que se acercaban, pero en esta ocasión eran distintos eran pasos mucho más ligeros, más sigilosos, más rápidos , parecía que la persona que caminaba no quisiera ser detectada…
-¿Qué pasa? –preguntó Alex bajito.
-Viene alguien…
-¿Como lo sabes?
-Lo oigo.
Alex se calló un momento intentó oír algo, pero no pero no lo consiguió, no oía ningún paso…
-No oigo nada.
De repente Katy oyó como se acercaban, cada vez más eran unos pasos muy rápidos, se oían poco, de repente oyó más otros pasos más pesados y lentos y los anteriores se detuvieron, los nuevos pasos eran como los intrusos que habían entrado con armas antes, Katy se preguntaba  muchas cosas  ¿a dónde se habían llevado a los alumnos? ¿Quiénes eran aquellas personas que habían interrumpido su primer día de clase? pero no podía dejar de preguntarse esto… ¿quién era la persona de los pasos sigilosos? La verdad es que a Katy le costaba oír aquellos pasos y nunca había oído unos iguales, los otros pasos más pesados estaban muy cerca tanto que hasta Alex dijo que los oía, pero Katy oía más allá, oía los latidos de su corazón, eran tranquilos lentos, pero de repente se volvieron agitados algo había pasado, algo había inquietado a aquella persona, Katy cada vez estaba más asustado, Alex lo notó y le preguntó bajito y preocupado:
-¿Estás bien? ¿Qué pasa?
-Estoy bien, solamente estoy un poco asustada… - dijo Katy bajito, ahora que se daba cuenta estaba muy pegada a Alex, aquel sitio era muy estrecho, no había ni un milímetro de espacio entre ellos, eso hizo que el corazón de Katy fuera más deprisa, pero el momento que pensó que iba a salírsele del pecho fue cuando él la abrazó y le dijo:
-No tengas miedo.
Intentó clamarse, y poco a poco lo consiguió, su corazón poco a poco tomo un ritmo normal, pero de repente le extraño no oír otro sonido… el sonido de los latidos de la otra persona que hacen un momento latían agitadamente, eso quería decir que aquella persona estaba… estaba muerta… un fuerte sonido se oyó como de algo cayendo y chocando contra el suelo… Katy estaba muerta de miedo hasta temblaba y notó como Alex empezaba a tener miedo también, se oyeron de nuevo esos pasos esta vez Katy estaba segura de que se acercaban y llevaban consigo algo arrastrando, ella ya se imaginaba que sería eso… los pasos se acercaban más y más, estaban delante del armario o eso le parecía a Katy, se pararon y de repente se abrió puerta del armario y ellos cayeron al suelo, lo que se encontraron al salir fue una figura entera vestida de negro entera, lo único que se podía ver era una franja a la altura de los ojos unos ojos rojos como la sangre, por el tamaño de la figura debía tener su edad, pero de eso no podía asegurar del todo, sus ropas eran una especie de cazadora ajustada y unos pantalones con la pinta de ser muy cómodos, una máscara de algún tipo de tela, que tapaba toda la cabeza quitando esos inquietantes ojos rojos, que acaban en unas botas de combate, todo aquello era negro, así que aquel era el dueño o dueña de aquellos pasos, era alguien de su edad y ya sabía moverse de aquella forma, además ocultaba su rostro e iba entero de negro, eso a Katy le daba mala espina, de repente miró a la derecha y vio un cadáver cubierto en sangre, Katy se tía miedo y asco  y cuando iba a chillar aquel individuo le tapó la boca, cuando se calmo la apartó, entonces se dio cuenta de que estaba encima de Alex se apartó rápidamente y se disculpó, él le dijo que no era para tanto y le sonrió, acto seguido los dos miraron al tipo de negro, Alex le miraba desafiante y  Katy aterrorizada, ambos se levantaron muy despacio sin dejar de mirarle y con cuidado, cuando ya estaban de pie frente a frente, Alex no pudo evitar preguntarle con un tono no muy  amable:
-¿Quién eres?
Subscribe to RSS - Entradas de blog de EMP-Ray en Dibujando